Después de las vacaciones de Navidad y al comenzar el año siempre estamos más motivados para hacer deporte, los kilos adquiridos a base de comilonas con la familia y amigos nos hacen lanzarnos al deporte para intentar aliviar la carga extra que han adquirido nuestros cuerpos.

Yo soy al primero al que las navidades le han salido caras, en un mes he engordado 5 kgs más. De 72 kilos que pesaba he pasado a 77, por lo que empezar a entrenar duro sobre mi bicicleta empieza a ser necesario, me gusta demasiado comer como para no hacer deporte.

Peso actual

La verdad es que yo tengo la misma facilidad para coger kilos como para perderlos, en cuanto paro de hacer deporte, empiezo a comer más descontrolado y encima no quemo las calorías que debo.

Pero lo bueno, es que el deporte que más me gusta practicar es el ciclismo, tal vez el mejor deporte para perder peso. Otros deportes como el correr te permiten perder más peso por tiempo invertido (mas calorías consumidas por hora) pero no te permiten realizar salidas tan largas como en el ciclismo y son más propensos a las lesiones. Por lo que a medio y largo plazo el ciclismo es la mejor opción si deseas perder peso.

Los expertos dicen que las salidas largas (más de 2 horas) a baja intensidad con arrancadas (pequeños sprints) son la mejor opción para perder peso, pero en mi caso no puedo hacer esas salidas tan largas, por lo que intento hacer salidas con más intensidad que queman más calorías y hacer una salida larga el fin de semana de unas 3 o 4 horas. Esto hasta ahora me ha funcionado, el año pasado también estaba en 78 kilos después de navidad y conseguí bajar a 72 antes de mi objetivo principal que era la Titán de la Mancha del 2019.

A parte del entrenamiento intento cuidar mi alimentación, eliminar en la medida de lo posible las comidas procesadas y sobre todo los dulces. Pero intento mantener una cantidad de comida aceptable ya que si bajo mucho la ingesta para acelerar la pérdida de peso lo único que consigo es que me falten las fuerzas a lo largo del día. Por lo que siempre intento es comer sano y comer cuando tengo hambre. Aquí tenemos que saber distinguir cuando nuestro cuerpo nos está pidiendo comer de cuando nuestro cerebro nos pide comer, en mi caso este último es muy traicionero y me dice que necesito comer a todas horas y no escucharlo a veces me cuesta.

Al final la teoría para perder peso no es tan complicada, todos en mayor o menor medida sabemos como perder peso, lo difícil suele ser mantenerse motivado para ser constantes, ahí es donde radica la dificultad para conseguir el objetivo de peso que nos hemos marcado. Por lo que tener pequeñas metas, como perder medio kilo a la semana o 2 kilos al mes nos mantiene más motivado que si nuestro objetivo es perder 10 kilos en 6 meses.

Márcate un objetivo y ves por él y ayúdate con tu bicicleta, será tu gran aliado para la pérdida de peso.