Ir a trabajar en bicicleta es sacrificado, sobre todo los días que llueve, hace viento o sencillamente has dormido poco porque tus hijos pequeños no te han dejado dormir. Pero tiene sus pequeñas recompensas.

En mi caso ir a trabajar suponen como mínimo 16 kms de ida y otros tantos de vuelta, lo que hace una suma de 32 kms al día. Digo mínimo ya que hay días que utilizo estos trayectos para entrenar y a la vuelta del trabajo le suelo apretar un poco más y aparte de ir más rápido hago unos cuantos kms más.

Pero este esfuerzo para mí merece la pena por estos motivos que enumero:

  1. No contaminar
  2. Hacer deporte
  3. Eliminar el estrés
  4. Ahorrar dinero
  5. Disfrutar

Os dejo mis reflexiones más extensas en el siguiente video que he subido a mi canal.

Espero que os guste, un saludo.