Esta iba a ser la segunda vez que me enfrentaba a la ultramaratón de la Titán de la Mancha, esta vez estaba mejor preparado, bastante mejor. Llegaba con 1000 km más en las piernas en lo que iba de año comparado con el pasado y a parte de más kms estos eran de más calidad, por eso estaba  tranquilo de que si el año pasado la había acabado este no iba a ser menos.

Pero empecemos por el principio, como ya había comentado, la edición anterior la había acabado y este año también me había propuesto ir, pero esta vez iba a ser distinto ya que iba a ir por parejas, con Javi (el Pelao) que me había propuesto ir juntos y la verdad que me pareció una muy buena idea ya que de esta forma sería una experiencia distinta. A parte de ir con Javi íbamos a ir 3 parejas más, en total 8 tíos, muy distinto a la edición del año anterior en la que fui yo solo.

La titán estaba planificada para el 14 de Septiembre pero no se pudo realizar en estas fechas por alerta naranja de tormentas eléctricas y lluvias. Esto dio paso a muchas quejas de la gente apuntada a la marcha ya que consideraban que no habían tomado una buena decisión. A mi entender tomaron la mejor decisión posible que era aplazarla, la verdad es que no me apetecía estar 200 kms debajo de un temporal de lluvia y rayos. La aplazaron a la semana siguiente, toco cambiar el día libre en el trabajo y poco más ya que al disponer de la casa de la familia de mi mujer a menos de 30 minutos de Alcazar de San Juan no evitaba tener problemas con el alojamiento.

Al fin llego el día de la salida, durante toda la semana la predicción del tiempo había estado dando lluvias para el viernes y sábado, pero esta vez el tiempo fue bueno con nosotros y solo llovió el viernes por la noche, esto obligo a la organización a recortar el principio de la ultramaratón y eliminar unos 16 o 18 kms del principio que pasaban por los Molinos de Campo de Criptana a causa de terreno impracticable, una pena, porque subir a estos molinos de noche es espectacular.

Antes de la salida, Javi tuvo problemas con el cierre de la rueda delantera que no podía bloquear, corrimos a la salida donde enseguida le atendió un mecánico que se lo arreglo en el momento, nos pusimos en la salida y un minuto después comenzó la Titan de la Mancha, por los pelos.

Salida de la ultramaratón de 200kms

La salida fue controlada hasta que salimos del núcleo urbano, remontamos unas cuantas posiciones sobre todo para que cuando llegáramos a los molinos de Alcazar no tuviéramos problemas en la subida, cuando llegamos a estos, hicimos como teníamos planeado, en el llano y bajadas íbamos a intentar ir juntos y en las subidas cada uno a su ritmo, esperando arriba al compañero. Es una subida que no tiene ninguna complejidad, ni tiene altos porcentajes ni excesiva piedra suelta, el único problema era que al ser nada más salir íbamos muy pegados los unos a los otros.

Perfil subida molinos Alcazar de San Juan

Nos reagrupamos en la cima de los molinos, aquí otro compañero de los que venía con nosotros (el Frutero) se dio cuenta de que se había dejado los bidones en el coche, le dio uno de los dos míos, pensando que había bastante avituallamientos, le dio el pequeño en el que llevaba el isotónico. Después de la bajada nos encaminaron a los molinos de Herencia yendo por una pista muy rápida todo el tiempo. Intentamos hacer grupo pero la verdad es que la gente intenta guardar fuerzas y no da muchos relevos  y cuando te los da te pega un palo más que un relevo. Así que a la marcheta fuimos Javi y yo hasta los molinos de Herencia.

Pero en estos molinos yo tuve un descuido y di contra una roca con el cambio trasero, esto provoco que el cambio solo me dejara llegar hasta el cuarto piñon, dejando inutilizados todos los piñones superiores, un gran problema que de no arreglarse me dejaba fuera de la carrera ya que de esta forma iba a tener que hacer casi todas las subidas a pie o tirando de fuerza. Por lo que decidí tirar fuerte hacía adelante sin esperar a Javi para llegar al avituallamiento y esperar que hubiera asistencia mecánica.

Bajada molinos de Herencia
Bajada molinos de Herencia

La verdad es que esperábamos que el avituallamiento estuviera al finalizar los molinos de Herencia, pero no fue así, pero yo seguí tirando para intentar ganar el tiempo que podía perder arreglando el cambio. Pero el avituallamiento nunca llegaba, íbamos por el km 40 y no había habido ninguno, un poco más adelante, un compañero de un grupo en el que iba metido me pide el bombín ya que había pinchado, nos paramos y se lo dejo, aprovecho para intentar arreglar el cambio y lo consigo, eso sí no logro que entre el piñon más grande, es un mal menor. Aquí decido esperar llamar a Javi y esperarle, a los 2 o 3 minutos llega.

Desde aquí nos dirigimos a los molinos de Puerto Lápice, donde seguro que hay avituallamiento, aquí nos pillan los primero de los que hacen la marcha de 100 km, la verdad es que van muy rápido, ya en la subida yo me pongo a rueda de uno de estos y le intento seguir. Coronamos los 2 juntos y hago yo la bajada solo. Más tarde viendo en strava si que se nota que he llegado más fuerte que el año pasado.

perfil
Tiempos strava molinos de Puerto Lápice

Esta subida es un poco más complicada que la de los 2 molinos anteriores ya que tiene alguna pendiente con un buen porcentaje y algún tramo un poco más técnico.

perfil puerto lápice
Perfil subida molinos Puerto Lápice

Después de la bajada, que es una bajada por asfalto super rápida, estaba por fin el avituallamiento, en el km 60, buen avituallamiento, había de todo, incluso bocadillos, la verdad es que me puse fino en este avituallamiento. Mientras comía vi que había asistencia mecánica y no tenía a nadie así que aproveche y le dije que no me entraba el último piñon, puso la bicicleta en el potro y en 1 minuto me la dio ya entrando el piñon grande. La verdad que genial la asistencia mecánica, 2 veces que la necesitamos, 2 veces que nos ayudaron al instante.

Ya con Javi continuamos, pero me comenta que tiene muchos dolores en un pie, que no sabe si va a poder continuar que tire yo, le pregunto que si esta seguro y me dice que sí, por lo que a partir de ahora me iba a tocar ir solo o al menos eso parecía. Así que tiro yo, poniendo un ritmo fuerte, intentado coger a Juan y el Frutas que nos habían pasado hacía unos minutos, les cojo pero me veo fuerte y sigo adelante yo solo.

Después de esto viene una subida bastante tendida que se sube muy bien si te sabes marcar un buen ritmo, subida pistera y sin complicaciones hasta la cima de 4 caminos, creo que se llama así. Yo sigo con buen ritmo y me veo fuerte.

Llego al avituallamiento de la casa de los forestales, aquí paro para llamar a Javi y ver si sigue en carrera o no, pero no hay cobertura. Ya de paso me paro y pongo la batería externa al Garmin ya que no iba a durar toda la carrera (o eso creía yo), pero no consigo encontrar el cable, mientras busco el cable oigo de fondo la voz de Javi, lo primero que pensé es que se había recuperado bien, porque llego a los 2 minutos de yo estar parado, pero las cosas no son lo que parece y lo vi aparecer agarrado, con lo que creo que era una cámara de rueda, a una moto de la organización. Me cuenta que hubo un momento que se despisto y se pego con el costado en el suelo y qué le dolía bastante y por eso le remolco la moto.

Me dice que está bien y qué continue, que no me preocupe, pero nada más salir me silba llamándome, me acerco y me comenta que le van a dar un masaje con reflex y que intentara continuar, este avituallamiento estaba en el km 80 u 85. Y vamos sí pudo continuar.

Desde el avituallamiento nos dirigimos al Reventón, una rampa de 900 metros con una pendiente del 12%, pero con tramos del 18%, 19% al final de esta y con terreno suelto. Con 90 kms ya en las patas se hace dura. Yo sabiendo que el año pasado me entraron rampas después de esta subida la hago con miedo y no apreto en ningún momento, incluso hago peor tiempo que el año pasado (strava también te dice cuando vas peor jeje).

Perfil rampa Reventón

En la bajada del Reventón hay que tener mucho cuidado ya que al principio se coge velocidad por que el terreno no es malo del todo pero más tarde el terreno esta rotísimo y cuesta frenar la bici, hay que tener mucha precaución.

Después de esto viene un terreno pestoso, pestoso de los que te hace odiar la bicicleta, en los 2 años que he pasado por ahí me ha minado mucho la moral, es un terreno muy malo en el que no puedes coger ritmo y encima este año con el viento en contra (fue el único momento de está edición que me puedo quejar del viento).

Llegamos a la Calderina, un puerto de unos 4km al 7% de desnivel, esto ya es serio. Yo pongo mi ritmo y Javi el suyo y ya nos veríamos en la cima. El año pasado aquí me pego una pájara, por lo que controlo el esfuerzo en la subida y la subo a un ritmo seguro, tal vez demasiado lento, pero aún queda mucho y hay que gestionar bien las fuerzas.

Perfil subida Calderina

La bajada es rápida ya que no tiene ninguna complicación y aunque el terreno es un poco suelto no llega a ser peligroso. Con lo único que hay que tener cuidado en esta bajada es que tanto la subida y la bajada de la Calderina se hace la mayoría por la misma pista, entonces al bajar no puedes invadir el "carril" de los que están subiendo.

Nada mas acabar la bajada, viene otra subida, a la Sierra de la Calderina, una subida más corta que la de la propia Calderina pero que también tiene su miga. Unos 2 kms al 8%.

Perfil Sierra Calderina

Desde aquí al molino de Fuente el Fresno es una bajada con terreno bastante suelto y después una tramo de llano que pica hacia bajo muy bueno para volver a coger ritmo después de un para de horas pasándolo mal.

Pero una vez llegas al molino de Fuente el Fresno te das cuenta de que te espera algo complicado, es un 1km con rampas muy duras, sobre todo la primera que ya te pone en tu sitio y con una llegada al molino con escalones en subida que me hacen poner el pie a tierra en el último escalón, el año pasado tuve que hacerla prácticamente andando por las rampas que me entraban en los cuadríceps que tenía y este año la he subido entera sobre la bicicleta a falta del último escalón. Estoy muy contento con la mejora.

Perfil molino Fuente el Fresno

Después de bajar el molino y callejear un poco por Fuente el Fresno llegamos al avituallamiento donde nos dicen que vamos justos sobre la hora de cierre de control, Javi aquí decide que continue yo solo y el abandona junto a Juan y el Frutas, después de 130km y un golpe en el costado, no está mal para ser la primera.

A partir de aquí y con miedo a no llegar al cierre le apreto y la verdad que para llevar tantos kms las piernas me responden, cojo un buen ritmo hasta llegar de nuevo al avituallamiento de la casa de los forestales, aquí me preguntan por mi compañero (era donde lo habían atendido unas horas antes) les comento que esta bien pero que había abandonado en Fuente el Fresno, de paso me informan que llevo 1 hora y media sobre el control, por lo que ya bajo el ritmo aunque sigo fuerte. A partir de aquí tanto el terreno como este año el viento a favor hace que haga los últimos 70 kms muy fáciles y rápidos, apenas en 3 horas.

Llegada a meta

Acabo esta edición en 12:20 horas, de las cuales 10:10 en movimiento. Muy contento con mi rendimiento y habiéndomelo pasado mejor que el año pasado, se nota cuando haces algo y las fuerzas te acompañan.

Organización de la Titan de la Mancha 2019

Este año le han caído palos por todos los lados a la organización con el tema de la cancelación, posterior aplazamiento a la semana siguiente, cambios en el track y horarios de la edición especial de 300km (a orden de la guardia civil).

Bajo mi punto de vista casi todas las decisiones han sido correctas o al menos aceptables. La gente tiende a pensar que la gente que organiza estos eventos lo hacen por ganar dinero y la verdad que una vez te pones a echar números te das cuenta que dificilmente ganen algo decente con la marcha, por lo que hay que apoyar a estas organizaciones en sus decisiones para que decidan año tras año organizar estos eventos.

Resumen de la marcha

Como el año pasado he acabado muy contento con la marcha. Los avituallamientos son cumplidos, mejores que los del año pasado. Los voluntarios todos buena gente dispuesta a ayudarte y a darte un poco de conversación para que se te olvide que te duelen las piernas. Todo muy bien señalizado haciendo innecesario el uso de GPS, aunque sea obligatorio por norma.

Este año he repetido y el año que viene seguramente también, ya veremos cómo llegamos de forma al septiembre del año que viene, pero si voy bien me gustaría salir fuerte desde el principio y ver qué tiempo soy capaz de hacer.